Manuel Aires Mateus e Francisco Aires Mateus

Casa no litoral alentejano, Grândola – Alentejo

La Casa Elemental, como la bautiza Ricardo Carvalho en este artículo, es sin duda

antológica. Es también un tratado en sí misma, y poesía. Pero más que nada es

un testimonio.

 

Fotos: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra

 A Casa Elementar

por Ricardo Carvalho
Dossier Especial – últimas reportagens

 

En esta parte de la Costa Alentejana existen varias casas abandonadas dispersas

en al paisaje. Los vestigios de cal aún resisten en muchas de ellas, envolviendo las

gruesas paredes apoyadas en contrafuertes, desproporcionadas en relación a la

modesta dimensión de las construcciones. Son volúmenes elementales con pocas

aberturas y que han establecido con el paisaje, eventualmente, como las personas

que en ellos habitaron, una relación de total reciprocidad. Diríase que están, en su

abandono lacónico, lo más distantes posible de la contemporaneidad (esta última

muchas veces asociada a construcciones diáfanas de vidrio, tecnológicamente

sofisticadas). La casa concebida por los arquitectos Manuel y Francisco Aires Mateus,

siendo inequívocamente contemporánea en sus cualidades y limitaciones, es el

resultado de una mirada atenta y nada nostálgica sobre esa forma secular de habitar

el paisaje.

 
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra

 

Cuando se la ve a la distancia surge como un sólido blanco posado en la cresta de

una colina. No existe abertura alguna. La sugerencia platónica –un sólido blanco con

una escala doméstica– no impide adivinar que se trata de una casa. Habitar significa

en este caso, y en general en el devenir reciente de estos arquitectos, una búsqueda

serena de la elementalidad, de la reducción al mínimo de los elementos que

componen la casa. Para que se construya apenas lo esencial y se relativice lo más

posible la impresión digital de lo pasajero y lo decorativo. En esta casa la “idea” sobre

un modo de habitar pasó a la materialización, hecho poco habitual en la arquitectura

portuguesa por la presuposición de radicalidad que este paso habitualmente implica.

Fotos: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra

 

 Se adivina un sentido de “espacio excavado” en el interior; paredes gruesas y uso

de pocos materiales. Pero no es sólo eso. Las dos puertas de madera (en verdad

dos pesados paneles que se deslizan elegantemente), una orientada al este y otra

al oeste, abiertas permiten una nueva complejidad. La casa puede estar totalmente

abierta al exterior, y simultáneamente ser un organismo de espacios excavados en

la masa “blanca”. Es en esta dualidad, entre máxima permeabilidad con el paisaje

y máxima introspección, reside su riqueza conceptual y espacial.

 

 En el interior los arquitectos introdujeron un elemento imponderable: un patio en

el centro de la casa, en relación al cual todos los espacios se disponen. No es el

patio habitualmente visto en las arquitecturas más recientes, abierto a la casa.

Aquí este elemento impedirá que la casa sea atravesada con al mirada, funciona

nuevamente con el sentido de muro y de grosor. Se trata de un patio próximo a

la arquitectura arcaica, del mundo mediterráneo; está cerrado sobre sí mismo,

abriéndose apenas a la cara sur, revelando un árbol en el exterior. La luz,

manipulada serenamente, invade el interior completamente blanco. Esta estrategia

va a repetirse en una trama de pequeños patios que iluminan todos los espacios

domésticos –cuartos, baños y cocina – y permiten relaciones visuales entre sí.

AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra

 

La luz es definitivamente el tema elegido en este proyecto. El interior es un sólido

idealizado bajo el Sol. En el interior, más que del obvio intento de flexibilidad

funcional de los espacios a través de las proporciones de los espacios y de una luz

omnipresente y difusa, se trata de una relación simbiótica entre esa luz y un sentido

de excavación: nuevamente de un tema arcaico. El arquitecto español Alberto Campo

Baeza escribió, en un pequeño texto titulado En torno de la Luz: “Podemos decir que

la clave reside en la comprensión profunda de la luz como materia, como material,

un material moderno”.

AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra
AIRESMATEUS | Foto: FG+SG Fernando Guerra + Sérgio Guerra

Fuente: arquitectura h

                                         Siguiente >>>